dijous, 11 de novembre de 2010

Cames

Dissabte vaig tindre una conversa amb un nivell de transcendència tan elevat que només podia tindre lloc a vora mar.

- ¿Te gustan los tíos con las piernas depiladas? -em preguntà una amiga.

Una pregunta d'eixa mena no pot tindre per resposta un sí o un no lacònic, sinó que requereix una exposició basada en fets i dades i, per tant, en el mètode empíric:

- En general no; me gustan los tíos con pelo, pero como se suele decir: ni tanto ni tan calvo, porque recuerdo que hace años tuve un novio que tenía pelo en la espalda, y eso ya no me gusta...
- Pero...
- Aunque también follé una vez con un tío tan depilado, tan depilado, tan depilado que parecía un pollo de esos que venden en el supermercado.
- Ya, pero...
- Eso sí, prefiero un tío peludo antes que un pollo depilado, porque al tacto da un poco de grima.
- Y...
- Aunque sí, tienes razón: el pelo puede llegar a ser incómodo en determinadas situaciones.
- Ahí voy: es que mi ex no se arreglaba
nada, y tenía eso salvaje.
- Pues tampoco cuesta tanto arreglarse un poco... y además, te digo otra cosa: si lo haces bien, parece que sea más grande.


2008

2 comentaris:

Filadora ha dit...

Ets brutal! ja ja ja!
Jo penso que "on hi ha pèl hi ha alegria". Però quan algú t'agrada, que es depili o no es depili no té gens d'importància, no?

Theresia Kalogeropoulos ha dit...

Salutacions!
Vinc recomanadíssima a aquest blog!
He de dir que estic totalment d'acord amb allò de que un tio depilat pot semblar un pollastre desplomat d'aquests XD ajjajaja!

Una besada, em fa l'efecte que pararé prou per ací.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails